domingo, 10 de abril de 2011

Revertir la pobreza

La cantidad de recursos que dispone una región, una comunidad o un individuo, determina el tamaño de esa región. Si aumenta en recursos decimos que la region (comunidad, grupo, individuo, por mencionar ejemplos útiles) crece. Sin embargo, el simple hecho de poseer recursos no explica el desarrollo que una región puede tener. El desarrollo está determinado por la eficiencia en el uso de esos recursos. En este apartado presentaremos brevemente la propuesta de Gunnar Myrdal sobre la "causación circular acumulativa".
La eficiencia, menos costo y mayores beneficios, con que se utilizan los recursos determina que una región sea más desarrollada que otra, y eso sólo puede ser conseguido con un aumento en el conocimiento y en la práctica del uso de los recursos. Gunnar Myrdal comprendió que las condiciones iniciales que tienen las regiones están dadas en términos de recursos; no obstante, los recursos (económicos y humanos, capital y trabajo) migrarán, en la medida que puedan, hacia los lugares donde encontruen mayores oportunidades de crecimiento y desarrollo.
Dicho en otros términos, el beneficio que consiguen las regiones por su capacidad de desarrollo utilizando los recursos disponibles también atraerá a los recursos mismos. La diferencia que explica la desigualdad en esta perspectiva es que el desarrollo económico está dado por la migración de los recursos, recordando que la migración puede ser inducida (dirigida, que es cuando los recursos son forzados a migrar; por ejemplo, el robo de niños en Inglaterra en el siglo XIX para que trabajaran como peones en las colonias de Estados Unidos) o deliberada (cuando los recursos deciden buscar mejores oportunidades para su desarrollo en otros lugares).
Si bien, entre dos regiones la diferencia entre la cantidad de recursos que posee cada una explica la desigualdad por las condiciones iniciales, si los recursos migran hacia la región que de por sí presentaba mejores oportunidades para el desarrollo, ésto será en detrimento de la región que ve a sus recursos salir. La desigualdad, en este sentido, será cada vez más grande entre estas dos regiones; de ahí que la desigualdad sea causal, circular y acumulativa. La desigualdad es una condición, es decir, existe y es un referente para definir la pobreza.
Si queremos revertir la pobreza debemos redistribuir los recursos. La participación deliberada del Estado debe estar enfocada hacia las zonas más pobres primero, garantizando que las oportunidades de desarrollo no se acumulen en las capitales de los estados, en las cabeceras municipales o en las capitales nacionales. La forma para revertir la pobreza nunca se encontrará en la super-acumulación de los recursos. Es imperativo atender primero a los más pobres para disminuir la desigualdad.

Juan Carlos Martínez Andrade

No hay comentarios: